¿Cómo descubrir si soy obsesiva de la limpieza?

0 comentarios Esplendida Por Esplendida El 19 de agosto de 2016




Muchas veces a las personas les agarra esa necesidad de ver el hogar impecable, sin que haya ni siquiera un sólo rastro de falta de limpieza. Esto hace que las demás personas que viven en casa terminen diciendo que estás loco o que eres una obsesiva de la limpieza. A veces estas acusaciones no surten su efecto, sin embargo otras tantas si provocan que uno se replantee si en verdad estás loco o no. Para sacarte de la duda es que en el día de hoy te vamos a ayudar a averiguar si eres o no una obsesiva de la limpieza. Así que no te desprendas del otro lado si estás en la duda de que te obsesionas por la limpieza.

Te lavas las manos constantemente

Aunque claro está, lavarse las manos es una conducta que todos debemos hacer para asegurar una buena higiene, para mantenernos saludables, ya que como sabemos, estamos en contacto con distintas cosas que están impregnadas de bacterias y otros microbios de los cuales es necesario deshacerse.

Sin embargo, cuando esta es una conducta que se hace todo el tiempo, de manera desproporcionada, injustificada y excesiva, debemos tomarla como un indicio que indica una cierta obsesión por la limpieza.

Barres cuando alguien se fue de tu casa

Cuando hay invitados en casa, es posible que todo tienda a desordenarse un poco más de lo habitual, y por lo tanto también tiende a ensuciarse más. Sin embargo, esto se resuelve con una limpieza al día posterior de la reunión y listo.

Lo que hay que tomar como un signo de obsesión por la limpieza, es cuando ni bien se fueron los invitados de casa, agarramos la escoba o la aspiradora y empezamos a barrer por donde estuvo. A ver, esto se hace inmediatamente que se fue la persona del hogar, no un día después, ni horas, sino en el mismo momento en que quedó afuera de la casa.

Tomas más de un baño por día, todos los días

Esta puede ser una conducta más justificada en verano, cuando hace mucho calor, ya que te bañas antes de salir de casa y cuando vuelves a ella, después de tener un día muy acalorado, con temperaturas muy altas. Sin embargo, las personas que se bañan todos los días varias veces, independientemente de la época del año en la que estemos, debemos tomarlo como indicio que haga sospechar sobre una posible obsesión por la limpieza.

De todas maneras, a diferencia de otras conductas, esta no dice nada por sí misma, es decir para llegar definitivamente a la conclusión de una obsesión por la limpieza, es necesario que está conducta aparezca con otras.

Cada vez que pasas por la mesa, la limpias

Limpiar la mesa no es una conducta que haga referencia a una obsesión por la limpieza, en absoluto. En este sentido, esto puede ser normal cuando se termina de comer en la mesa y queda sucia o en el marco de una limpieza general. Sin embargo, el que pasa por al lado de la mesa y cada vez que pasa la limpia, este sí es un indicio de obsesión, ya que es limpiar sobre lo limpio si se lo hace reiteradas veces cuando se la ve.

Si tienes hijos, los vuelves locos con la limpieza

No se trata de insistirles en las conductas normales que ayuden a estar limpios. Sino por ejemplo a no dejarlos que entren en contacto con animales por los gérmenes, que no salgan afuera para no ensuciar cuando entren o no se llenen de microbios.

Recuerda que si hay varios de estos puntos con los que te sentís identificada, probablemente tengas una obsesión por la limpieza.