Cuidado adecuado del rostro. 

0 comentarios Esplendida Por Esplendida El 30 de enero de 2019





Toda mujer necesita saber cuáles son los tips necesarios para cuidar y mantener la piel del rostro en la mejor condición, haciéndolo lucir radiante, hermoso y saludable en todo momento.

Lo que todas buscan, es tener una piel joven llena de vitalidad y sana. Para esto, es necesario tener conocimiento de cómo cuidar el rostro, manteniéndolo nutrido hidratado y limpio.

Para poder mantener un rostro hermoso debemos considerar, que la buena alimentación y la hidratación son esenciales en este tipo de cuidados. Los alimentos son la principal fuente de  nutrientes y minerales para la piel.

La alimentación, el ejercicio y el buen descanso también son auxiliadores para la salud de la piel. Debemos entender que si carecemos de estas cosas tanto nuestro interior como exterior lo manifestara.

Partiendo de este punto también, existen otros factores que influyen en la salud de la piel y para lograr el efecto deseado, deben ser parte de los hábitos de nuestro día a día.

Por lo general es necesario, tener una rutina diaria, una semanal y una mensual de limpieza. Acá te daremos algunos consejos para que logres los objetivos y luzcas el mejor rostro.

Rutina Diaria para el cuidado del rostro.

En la mañana al levantarte, es necesario limpiar el rostro con abundante agua, seguido de esto, puedes aplicar un tónico hidratante de uso especial según su tipo de rostro. Este lo puede conseguir en cualquier tienda de cosméticos.

Antes de utilizar maquillaje, es necesario usar un protector solar en crema y finalmente proceda a maquillar, sin ignorar el hecho de que mientras menos maquillaje se use es mucho mejor.

Por la noche, es muy importante desmaquillar y limpiar el rostro sin dejar que queden residuos de maquillaje. Puede aplicar algún aceite de germen de trigo, estos son muy buenos para la piel del rostro sin importar el tipo de piel.

La idea de este proceso de limpieza es que la piel del rostro respire, ya que durante la noche el organismo cumple muchas funciones depuradoras y descansa tanto de la luz del sol como del hábito del maquillaje.

Rutina semanal para el cuidado del rostro.

Al menos una vez a la semana es conveniente aplicar al rostro una mascarilla, que proporcione nutrientes, es un cuidado extra pero, necesario y más cuando el sol el maquillaje y los largos días son lo más común de nuestras jornadas.

Elaboración de la mascarilla: para esto podemos utilizar alguna arcilla blanca o verde, mezclarla con agua normal o agua de mar, adicionalmente a esto puedes agregar miel y sábila.

Es recomendable investigar, cuales son los ingredientes que le van mejor a su tipo de rostro o piel y que nutrientes necesita ya sea piel seca, grasa, envejecida o sensible.

También se aconseja buscar en las tiendas de cosméticos, mascarillas a base de sales, minerales y aceites. En el mercado hay muchos productos que contienen este tipo de ingredientes para regenerar el tejido de la piel del rostro.

Rutina mensual para el cuidado del rostro.

Una vez al mes se recomienda hacer un tratamiento especial y exhaustivo en la piel, la finalidad de esto es realizar una limpieza profunda. En esta rutina se puede utilizar baños de vapor, extraer comedones, exfoliación, aplicar una mascarilla e hidratar.

El vapor será proporcionado por la recepción de calor de una olla de agua caliente hirviendo durante 15 minutos, para que los poros se abran y poder extraer los puntos negros o comedones más fácilmente.

Luego de esto se procede a exfoliar la piel, con algún jabón o crema exfoliante sino, podemos utilizar sal y aceite de oliva, mezclando y pasando por el rostro suavemente con movimientos circulares.

De allí, se procede a aplicar la mascarilla que mejor le vaya a su piel, luego se enjuaga, hidrata con el tónico. Lo más recomendable es realizar estos procesos por la noche cuando la piel esta en descanso del sol y del maquillaje.

También podemos optar por un tratamiento más profesional, una radiofrecuencia facial, que estimula las funciones naturales de los tejidos, logrando el equilibrio natural de la piel para renovar su elasticidad.

No debemos olvidar que la piel responderá a el trato que le demos y si queremos gozar de una piel sana y reluciente, debemos cuidarla y entender que siempre necesitara ser cuidada sin importar el cómo luzca.