Power Yoga, ¿cuáles son sus ventajas para el cuerpo?

Pisos imitación madera
Piso imitación madera

Ya está demostrado: la práctica de el ejercicio físico aporta distintos beneficios físicos y mentales. Para tener la motivación precisa para sostenerse activo, hay que hallar algo con lo que verdaderamente se identifique.

Si te agradan las actividades que estimulan un modo de vida saludable y que, más que trabajar el cuerpo, dan una sensación de bienestar y relajación, ¡La Power Yoga puede ser el ejercicio ideal para ti!

¿Qué es el Power Yoga?

La Power Yoga es una alteración de la Yoga tradicional que se popularizó de forma rápida en Occidente, puesto que combinó las necesidades de los interesados en la práctica milenaria y los aspectos físicos del ejercicio, dejando de centrarse solamente en el lado espiritual.

Esencialmente, podemos decir que la Power Yoga está compuesta por asanas (posturas) ejecutadas más velozmente, presentando series diferentes, particularmente creadas por el maestro — que ha de ser capacitado para dar clases.

Con la intención de suministrar un trabajo muscular conjuntado con el aeróbico, teniendo asimismo en cuenta la respiración, esta modalidad se identifica por el dinamismo y la concentración, como su vertiente más tradicional. Sus secuencias son activas, fuertes y conectadas.

¿De qué forma comenzó este deporte?

El Yoga tradicional se inició en la India hace cuando menos cinco mil años. La Power Yoga — que asimismo puede ser famosa como Vinyasa Yoga, Core Power Yoga o bien Power Vinyasa-brotó de la combinación de otros 2 estilos: El Yoga Yingar y Ashtanga Vinyasa Yoga.

Este deporte fue creado en los USA a inicios de los años noventa por Bender Birch con la pretensión de producir tonus muscular y robustecer el ánima. Pese a las diferencias, la idea es que no se disocie absolutamente de la filosofía youge tradicional.

El nombre Power (que en español puede comprenderse como «fuerza» o bien «poder») se ha dado para distinguir de los modelos ya existentes y dar la idea de fortalecimiento de los músculos. En Brasil, Power Yoga empezó más últimamente en estudios de Yoga y después en las academias de gimnasia.

En nuestros días, es ya posible tomar clases en ciertas unas partes del país, sobre todo en las grandes urbes. No obstante, debido a la baja demanda, son escasas las academias o gimnasios que ofrecen esta clase de actividad.

¿Cuáles son las diferencias con el Yoga tradicional?

Del mismo modo que otros sistemas de Yoga (hay que rememorar que existen más de cien alteraciones), el Power Yoga tiene como propósito fomentar el autoconocimiento a través de posturas (asanas) y ejercicios respiratorios (pranayamas).

Los dos son herramientas empleadas para trabajar el cuerpo desde el punto de vista físico expandiendo la visión interior del individuo. No obstante, como ya hemos señalado en el presente artículo, la idea de esta actividad es hacer más intensos los movimientos tradicionales, demandando un mayor esmero del cuerpo humano.

Acá, la intensidad y la velocidad son elementos esenciales, suprimiendo la necesidad de las series fijas. Asimismo es esencial resaltar que el tiempo de permanencia en todos y cada movimiento es menor que en Hatha, haciendo que la clase sea más fluida y rítmica, en tanto que las posturas llegan a formar coreografías.

Una clase de Yoga Power tiene una duración media de cuarenta y cinco minutos a una hora. Empieza con un instante llamado ecualización, que es cuando el instructor establece la sintonía con los pupilos. Ahora se empieza la fase de auto observación, respiración consciente y calentamiento interior.

Tras ese instante de relajación y conexión interior, la clase prosigue con la ejecución de situaciones que implican fuerza, equilibrio, flexibilidad y concentración. Se puede destacar que cada uno de ellos de los movimientos es presentado y descrito por el maestro, siguiendo una cronología lógica y respetando los límites físicos y el tiempo de cada pupilo.

Al final de la clase, hay un instante llamado Yoga Nidra, en el que los pupilos pasan durante un momento de relajación profunda de más o menos diez minutos.